El placer de Leer

La lectura es uno de los pasatiempos más antiguos de la humanidad, desde hace siglos las personas han recurrido a los libros como fuente de conocimiento, desarrollo o entretenimiento, tradición que afortunadamente se ha mantenido hasta nuestros tiempos debido al impacto que tiene en una persona el ser aficionado de los libros.

Convertirme en aficionado a la lectura ha sido para mi toda una experiencia, una de la que no me arrepiento, que disfruto día a día y que nació en mí muy joven. Muchos lectores de mi generación dirán que el gusto por los libros comenzó con Harry Potter, para mí no fue mi primer acercamiento a la lectura pero si fue un gran detonante para pasar de un lector casual a un verdadero apasionado.

Comencé a leer por curiosidad y descubrí que era una excelente forma de entretenerme, de dejar volar la imaginación y quedar inmerso en increíbles historias, a empatizar con los personajes al grado de sentir su felicidad, su ira, avergonzarte de sus situaciones, temer por su seguridad y lamentar sus pérdidas; algunos me inspiraron y se convirtieron en verdaderos modelos a seguir.

Otras lecturas pueden servir como distracción o para aliviar el estrés; el ver una historia diferente a la nuestra desde una perspectiva externa y no como parte de nuestros propios problemas puede ayudar a tener algo de perspectiva sobre nuestra propia situación, en otras ocasiones simplemente nos encontramos tan saturados mentalmente que es necesario enfocarse en algo diferente para despejar las ideas y en estos casos un buen libro es ideal.

Por último, leer también puede ayudar, como me ha ayudado a mi, a adquirir todo tipo de conocimientos nuevos como costumbres de otras culturas tanto actuales como pasadas, y para ello no hace falta literatura histórica, con solo buscar un libro escrito por alguien en otra parte del mundo o escrito hace muchos años puede decir mucho del contexto en el que vive o vivía el autor.

La ventaja que hay con los libros es que existen cientos de categorías que pueden satisfacer todo tipo de gustos, desde libros de época, ciencia ficción, fantasía, terror, crimen, novela romántica y cientos más, hoy en la actualidad también se han vuelto populares las novelas gráficas o los mangas en los que se pueden encontrar verdaderas joyas con narrativas  y temáticas variadas que rompen con la idea de que un comic es simplemente infantil. Así que no hay escusa para no leer, es cuestión de buscar algo que se adecue al gusto de cada quien para adentrarse en el mundo de la lectura.

Leer me ha cambiado mucho en la vida y ser lector es una de las cosas que más me gusta que se use para describirme. Por ello, si eres un lector como yo, te saludo y felicito, y si no te invito a que lo intentes, busca algo que te llame la atención (cómo dije, existen libros para todos los gustos) y dale una oportunidad, te aseguro que no te arrepentirás.

Imagen de Owen-c en DevianArt
Anuncios

Descanse en paz Alan Rickman

El día de hoy falleció Alan Rickman luego de una batalla contra el cancer.

Un gran actor que debutó en el cine como Hans Gruber en Duro de Matar (Die Hard), donde demostró sus grandes habilidades para la actuación, pasó por comedias (Galaxy Quest), romances (Realmente Amor) y ganó más fama por su interpretación del profesor de pociones Severus Snape en las adaptaciones al cine de Harry Potter.

Harían falta varias líneas para describir la vida y obra de este gran hombre, pero hoy solo podemos lamentar su fallecimiento y honrar su trabajo con un maratón de sus mejores películas.

 

Descanse en paz Alan Rickman

Volver al Futuro

Son sólo algunas películas llegan a sorprender o innovar tanto que su impacto llega a más de una generación; tal es el caso de Volver al Futuro, bajo la dirección de Robert Zemeckis, esta película inmortalizó la cultura americana de los 80’s.

La historia es muy sencilla; en 1985 el Doc. Brown, interpretado por Christopher Lloyd, crea una maquina del tiempo usando un auto DeLorean y comparte el invento con su gran amigo Marty McFly (Michael J. Fox), quien por accidente viaja treinta años en el pasado al año 1955 donde, sin darse, cuenta evita que sus padres se conozcan y ahora debe reencontrarlos o de lo contrario dejará de existir, es entonces cuando busca la ayuda del Doc. del pasado para unir a sus padres y buscar la forma de regresar a su año. Durante su estancia en el pasado, Marty aprende muchos sobre el pasado de sus padres y sin querer altera sus personalidades, cambiando el futuro en el que vive de forma drástica.

Luego de diversas dificultades y contratiempos, llega el momento final en el cual Marty y el doctor Brown deben ir contra reloj para usar la energía de un rayo para enviar a Marty de vuelta al futuro en una escena que logra transmitir la urgencia de quedarse sin tiempo.

Mucha de la tensión generada a lo largo de la película y en los momentos clave van siempre acompañados de una banda sonora increíble, compuesta por Alan Silvestri, que pasó a la historia por el gran tema principal que todos recuerdan.

Con Volver al Futuro muchos experimentamos por primera vez la idea del viaje en el tiempo, y nos hizo soñar con tener un DeLorean totalmente equipado con un condensador de flujos para visitar cualquier época, aprendimos los problemas que pueden ocurrir por alterar las lineas del tiempo y deseamos aprender a tocar la guitarra como Marty.

Sin duda es una de las grandes películas que serán recordadas a lo largo de las generaciones por su originalidad, sus efectos especiales sorprendentes para aquellos años y por su banda sonora tan memorable.

Volver al Futuro es una imperdible recomendada para todos que aún se puede disfrutar a pesar de que fue estrenada hace 30 años.

El Hobbit

La obra de J. R. R. Tolkien que inició todo el fantástico universo de la Tierra Media; El Hobbit fue originalmente pensada como un cuento para los niños del autor hasta que una editorial decidió publicar el escrito, para convertirlo en un éxito absoluto y fomentar la eventual creación de la historia de culto de El Señor de los Anillos.

En El Hobbit se relata la épica aventura que vive Bilbo Baggins (Bolsón en español), junto a un grupo de enanos y al mago Gandalf quienes viajan para recuperar el antiguo reino enano en la Montaña Solitaria que está bajo el dominio del temible dragón Smaug.

A lo largo de su viaje, deben enfrentar a trolls, trasgos y hasta elfos; pero ellos continúan con valentía y orgullo, los enanos por recuperar su hogar perdido y Bilbo para demostrar su valía; durante el viaje cada uno de los miembros del grupo irá creciendo, conforme se conocen mejor y comienzan a confiar más y más en las habilidades de Bilbo así como él mismo confía en lo que puede llegar a hacer.

Si bien las recientes adaptaciones al cine fueron impresionantes, creo que estrecharon mucho la historia para poder llenar el, de por si, ya largo tiempo de pantalla; con historias secundarias, personajes que no aparecen en el relato original y alargando escenas, creo que se pierde el propósito con el que originalmente fue concebido el libro, el cual funciona muy bien como historia interesante para iniciarse en la lectura de fantasía y como preludio a una historia mucho más madura y profunda.

El Hobbit es una lectura obligada para cualquiera que disfrute de un buen cuento de fantasía, y es excelente tanto si buscas iniciarte en el mundo de la Tierra Media o si deseas adentrarte más en él si gustaste de El Señor de los Anillos; pero si recomiendo leer primero el libro antes de ver las películas o, si ya las viste, no esperes encontrar exactamente lo mismo.

12 hombres en pugna

Existen cientos de filmes sobre dramas legales, que nos emocionan con el intenso debate entre los abogados que utilizan todas sus artimañas, no siempre cien por ciento legales, para obtener un veredicto a su favor; pero muy pocas veces el jurado es parte importante de la trama, a no ser que algún miembro sea corrupto o amenazado para dar el veredicto correcto, pero 12 hombres en pugna (1957) marca la diferencia.

En 12 hombres en pugna un jurado que debe decidir si un joven de 18 años es culpable de asesinar a su padre, y por lo tanto condenado a muerte, o es inocente y no hay pruebas suficientes para llevarlo a tan terrible destino; la película comienza justo después del juicio, cuando los argumentos de la defensa y el fiscal se han terminado, los testigos han hablado y es trabajo de estos 12 hombres el decidir el resultado y todos parecen estar muy convencidos de que el chico es culpable excepto por el jurado #8, que es interpretado de gran manera por el legendario Henry Fonda, quien opina que los demás apresuran conclusiones y aún queda espacio para una duda en todo el caso.

Solo contra los otros 11 jurados, trata de convencerlos de ver más allá de lo dicho en el juicio y observar los hechos desde una nueva perspectiva, pero sobre todo, los incita a olvidar sus prejuicios personales que poco a poco van saliendo a la luz, mostrando el que no todos votan culpable solo por los hechos.

Lo que más me sorprendió de la película es su sencillez, cuenta únicamente con 12 actores que representan al jurado, los cuales son personajes muy completos a pesar de que ni siquiera tienen nombres, todos se identifican por su número de jurado, los demás personajes mencionados son “el chico”, “el anciano” y “la señora de enfrente”; todo esto podría parecer falta de imaginación en el guión, pero en realidad refleja la misma ideología que el jurado número 8 trata de fomentar, en un juicio todos es objetivo, no importan los nombres ni las historias tras ellos ni las opiniones personales, lo único relevante son los hechos que se muestran y se respaldan.

Definitivamente es un gran clásico que demuestra que no se requiere de gran cantidad de efectos especiales o locaciones, claro que agregan mucho a cualquier producción, pero no están por encima de buenas actuaciones y una historia que te mantiene interesado a lo largo de toda la película.

12 hombres en pugna es una recomendación segura para cualquier apasionado de los dramas y cine clásico.

El guardian entre el centeno

La única novela que escribiría Jerome D. Salinger; El guardián entre el centeno ha sido un clásico prácticamente desde que fue publicado y usualmente utilizado como lectura para adolescentes en la escuela, comparable con otras obras como La Metamorfosis. En El guardián entre el centeno Holden Claufield, un adolescente inadaptado, narra sus aventuras y desventuras luego de que decide huir de su escuela luego de que es expulsado debido a sus bajas calificaciones, por lo que viaja a la ciudad de Nueva York y en lugar de ir con sus padres. Sus aventuras van desde buscar chicas para bailar, hablar con viejos amigos y profesores hasta visitar a su inteligente hermana menor. A pesar de ser considerado un clásico con el cuál los adolescentes pueden relacionarse con Holden en cuanto a sus sensaciones de falta de pertenencia, odio hacia cualquiera que opine diferente y problemas de identidad; creo que al final Holden se vuelve un personaje demasiado lleno de estereotipos y no tanto un personaje real y al mismo tiempo es alguien con quien, en lo personal, me costó mucho trabajo sentir empatía pues todo el tiempo menciona su odio a las personas con quienes desea reunirse para no estar solo, y el problema no es la actitud en sí, sino el hecho de que dos terceras partes del libro consiste en ello; básicamente Holden llama a alguien para citarlo a beber o comer, relata cómo es que conoció a dicha persona y en cuanto se encuentran, hace lo posible por librarse de él, para después repetir la misma secuencia con otra persona, lo cual se vuelve cansado eventualmente. Otro detalle muy curioso es que no hay un clímax claro en todo el libro, podría decir que casi al final cuando Holden decide irse para buscar un trabajo y nunca jamás regresar, sin embargo, no se llega a sentir la importancia del momento ya que sabes la clase de joven que es y por lo tanto se puede predecir que, de hecho, no tiene el valor para hacerlo realmente. Creo que al final, no sé que esperaba del libro y quedé un poco decepcionado ya que es tan popular y recomendado, pero también pienso que si alguien se encuentra actualmente pasando por alguno de los problemas típicos de la adolescencia es probable que encuentre gusto por la obra de Salinger, en caso contrario creo que recomendaría otras obras por sobre El guardián entre el centeno

Whiplash

Película dirigida por Damien Chazelle nació como un cortometraje de 18 minutos estrenado en el Festival de Cine de Sundance y debido al éxito en la crítica, se volvió en un grandioso largometraje.

Miles Teller cómo Andrew Neiman y J.K. Simmons cómo el profesor Terrence Fletcher protagonizan la historia del joven Andrew que busca convertirse uno de los grandes bateristas de la historia del jazz, por lo que entra en la mejor escuela de música en Estados Unidos, ahí espera tocar con el famoso profesor Fletcher quien dirige la prestigiosa banda de la escuela, lo que pronto descubre es que Fletcher no es un profesor cualquiera, sino un verdadero apasionado del jazz que no acepta menos que excelencia de sus estudiantes y los presiona más allá de sus límites sin mostrar ningún respeto por ellos pero que es una persona mucho más profunda que un simple profesor de jazz.

La interpretación de J.K. Simmons en este filme es completamente perfecta, siempre ha sido un actor de gran calidad, sin embargo, se supera a sí mismo en el papel del terrible Terrence Fletcher ya que transmite la presión que ejerce sobre sus alumnos a la audiencia y definitivamente vale el Oscar que recibió. Pero Miles Teller no se queda atrás, todo lo que está dispuesto a soportar con tal de cumplir su sueño se refleja en su rostro durante toda la película.

Un complemento muy importante de este filme (y de todos en realidad) es la música, el soundtrack de Whiplash es de la mano de Justin Hurwitz y es simplemente asombroso, siempre acorde a lo que estamos viendo y ayuda a enfatizar lo que pasa por la mente de todos en cada momento de la película siempre con un todo de jazz en cada una de las piezas.

Whiplash es sin duda una de las mejores películas del 2014, una recomendación obligada para todos aquellos que disfrutan de buen cine, es indicada para tanto jóvenes cómo adultos y amantes de la música y el jazz.