Magnolia

La temática de Magnolia, en un principio puede ser muy complicada de entender, requiere una segunda vista cuando ya se está consciente de lo que se va a ver para poder apreciar lo que logra Paul Tomas Anderson.

Al inicio de la película, se mencionan temas aparentemente irrelevantes al resto del film, pero son importantes en la medida que nos cuentan como la mayoría de las cosas de la vida, ocurren por  simple casualidad, son una serie de circunstancias que se mezclaron en el momento y lugar precisos para dar paso a un evento de nuestra vida, sea o no significativo. Magnolia nos narra la vida de nueve personas diferentes que no parecieran tener nada en común y sin embargo sus vidas están relacionadas de diversas maneras; primer tenemos a un gurú que enseña a los hombres a hacerse respetar por las mujeres, un macho alfa que siempre se sale con la suya, luego hay un anciano moribundo, muy rico, que desea expiar todos sus pecados antes de morir y resulta ser el padre de Frank (el gurú), su esposa quien se ha casado con él solo por dinero; tenemos a un hombre quien de niño fue un famoso genio de un programa de concursos por televisión y ahora su vida parece no tener ningún sentido; al actual niño genio del mismo concurso; el hombre que conduce dicho programa; una joven adicta a la cocaína que tiene un nulo control sobre su vida y es hija del conductor, un policía ejemplar que siempre se esfuerza por cumplir correctamente con su trabajo ayudando a tantos como pueda, pero es un hombre tímido con pésima suerte con las mujeres, y por último, al enfermero del anciano, quien a diferencia de los demás es quien tiene mayor estabilidad en su vida, aquel que trata de ayudar al enfermo, de escucharlo y llorar con él.

A lo largo de la película, se van mostrando pequeñas escenas de las vidas de cada uno de los personajes, cómo son ante el mundo, cómo son en realidad, y van pasando por diversas situaciones que los llevan cada vez peores hasta llegar al límite. El anciano desgastado por el cáncer, busca reconciliarse con su hijo a quien abandonó cuando su esposa se encontraba enferma, y su enfermero hace todo lo posible por contactarlo; Frank, el hijo, está en una entrevista donde le revelan que saben que la vida que dice haber tenido es un mentira y le recuerdan que, contrario a lo que afirma, su padre aún vive; Linda, su esposa, se encuentra fuera de control pues ahora que debe enfrentar la muerte de su esposo, descubre que en verdad lo ama y no desea recibir la herencia que le correspondería y siempre intenta castigarse por haber engañado al hombre que terminó amando tomando diversos medicamentos que la llevan al hospital.

En otro momento, por causas del azar, el policía llega a la casa de Claudia, la joven adicta, y se enamora de ella y la invita a salir, pero justo al dejar su casa, se enfrenta a un vándalo que le roba la pistola, convirtiéndose en el hazmerreír de sus compañeros.

Tenemos también al hombre que solía ser un niño genio, el cual se encuentra enamorado y no sabe qué hacer, no puede mantener su empleo, tiene toda clase de deudas que lo llevan a intentar robar la tienda donde trabaja y se mortifica viendo el programa de concursos donde él fue una estrella, donde ahora un nuevo joven parece ser igual o mejor, pero este nuevo niño tiene el problema de que su padre solo espera que sea famoso para que le genere dinero sin importarle lo que sienta o quiera el niño, llegando a negarle el permiso de ir al baño durante el programa; lo cual lleva al niño a revelarse y negarse a seguir participando en el programa. Y por último el conductor de dicho evento, un hombre maduro también enfermo de cáncer que intenta pedir perdón a su esposa e hija por los problemas que les ha causado, siendo rechazado por ambas.

Entonces llegamos al punto donde ya ningún personaje puede caer más, han tocado fondo, es el clímax de la historia y como señal de nuevo comienzo, inicia una lluvia de ranas por toda la ciudad pero la vida de todos es tan complicada, tan extraña que una lluvia de ranas no es más que una fuerte granizada,  excepto para Phil, el enfermero, que es el único a quien extraña ver ranas caer del cielo, y luego de esto, todo parece cambiar para mejor en la vida de todos los personajes, o la mayoría, han llegado hasta abajo y ahora solo pueden mejorar.

Uno de los temas que más se aprecian en Magnolia, es el de la relación padre-hijo, como los problemas de los hijos son causados en gran medida por los padres, Frank tuvo una terrible infancia pues vio morir a su madre desde muy joven y debió crecer abandonado por su padre; el niño genio es obligado a actuar contra sus deseos por órdenes de su padre que no lo escucha y Claudia, que se ha vuelto adicta y sin control de sus actos por los remordimientos de haber sido abusada por su padre. Pero al final, las relaciones cambian, Frank se reencuentra con su padre y en su lecho de muerte decide perdonarlo, a su manera; Claudia vuelve a hablar con su madre e incluso inicia una verdadera relación con el policía; y, en cuanto al niño, decide decirle a su padre de debería comenzar a tratarlo mejor.

Es, sin temor a equivocarme, una gran película recomendada para todos donde uno puede aprender mucho que por mal que se vean las cosas en algún momento todo cambia y que hay muchas personas al igual que nosotros que en ocasiones no se sienten parte de la sociedad y de todos aun así, se puede salir adelante.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s